1

LEVANTARSE SIEMPRE

Agustín de Hipona, 
quizá pensando en su sufrido camino, escribía
«No te contentes con lo que eres
si quieres llegar a lo que aún no eres, 
pues donde hallaste complacencia en ti, 
allí te quedaste. 
Y si has dicho: «Es suficiente», 
también pereciste. 
Añade siempre algo, 
camina continuamente, 
avanza sin parar; 
no te pares en el camino, 
no retrocedas, no te desvíes. 
Quien no avanza, retrocede».