Papa Francisco

04/13/2014

  1. Qué dulce es ponerse delante del Crucifijo, quedarse simplemente bajo la mirada llena de amor del Señor. (EG 264)

  2. Sólo la confianza en Dios puede transformar la duda en certeza, el mal en bien, la noche en alba radiante.

  3. Jesús nos enseña a no avergonzarnos de tocar la miseria humana, de tocar su carne en los hermanos que sufren. (EG 270)

  4. Necesitamos recuperar el espíritu contemplativo, para que el amor de Dios enardezca nuestros corazones.

  5. ¡Cuánto bien nos hace que el Señor sacuda nuestra vida tibia y superficial!

  6. En el Evangelio podemos escuchar cada día a Jesús que nos habla: llevemos siempre con nosotros un pequeño Evangelio.

  7. Con Jesús, la vida se hace plena. Con Él es más fácil encontrar sentido a todo. (EG 266)

  8. No podemos acostumbrarnos a las situaciones de humillación y de miseria que nos rodean. Un cristiano tiene que reaccionar.

  9. Queridos padres, enseñen a rezar a sus hijos. Recen con ellos.

image_pdfimage_print

Suscríbete al boletín de la parroquia

* Este campo es obligatorio.