SI QUEREMOS PARECERNOS A MARÍA

03/27/2018

Si queremos parecernos a María, si, al pasar de los años, queremos ser transformados en todo nuestro ser, es necesario que se dé en nosotros un doble movimiento de actividad y pasividad.«Sí» respondo, y al mismo tiempo «me abandono a Tu Santa Voluntad». Para vivir así, hay que creer realmente que Dios está ahí y que Él conduce todas las cosas. En nuestra pobre existencia, si le decimos a Dios: «Aquí estoy, que se haga en mi según tu palabra», hay que agregar «si me agrada o no me agrada», y eso en función de nuestro propio juicio, de nuestros gustos o peor aún de nuestro confort. El Verbo de Dios, pudo hacerse carne en el seno de María porque María estaba ahí,  abandonada a la Voluntad de Dios y cooperando con toda su alma y su cuerpo a esta Voluntad. Dios nos quiere flexibles, y normalmente, cuando el Espíritu Santo nos habita, hay en nosotros esa flexibilidad. Flexibilidad, es la clave para hacer nuestros corazones totalmente disponibles a la acción de Dios.

image_pdfimage_print

Suscríbete al boletín de la parroquia

* Este campo es obligatorio.